Para situarnos

En el año 1986 se inauguró en Italia un establecimiento de una famosa cadena de “Fast food”. Actualmente entendemos esta filosofía como comida insana, fuera de casa y barata. Como reacción a éste, decidieron crear la antítesis, “slow food” y cuya filosofía apoya Buoni.

“Slow food” es un término acuñado por Carlo Petrini, que por motivos de trabajo estuvo viviendo mucho tiempo fuera de su ciudad natal. Al volver acudió al restaurante de un amigo donde pidió un plato típico italiano, “La Peperonata”. Al probar el plato descubrió que no llevaba los pimientos típicos de la zona, sino una variedad distinta, quitándole encanto al plato y con ello italianidad.

Tras este suceso nació el movimiento con la intención de defender el patrimonio gastronómico de la zona. Por lo que podemos decir que la filosofía del “Slow Food” quiere acercarnos al uso de productos naturales y recetas tradicionales con el único fin del deleite del gusto, incluyendo también ideas asociadas al “Fast food” pero que no son malas en sí.

Slow Food

Comer fuera de casa no significa necesariamente comer mal, más si nos referimos a comida a un precio asequible para todos.

En Buoni apoyamos este movimiento. Porque creemos que la comida fuera de casa, debe ser sana, asequible y deliciosa, es decir, una filosofía claramente de “Slow Food”.

En buoni, para conseguir una comida de calidad cuidamos todo desde el principio, el crecimiento de la verdura,con sus tiempos y su estación del año. La fermentación de la masa, con 24 horas de procesado. Los ingredientes, verduras y combinaciones nada típicas. La presentación de la pizza, y el reparto de porciones.

Porque cuando se sale de casa, se quiere comer bien también, y siempre rico.

Nosotros descubrimos que no hay tantos sitios donde se den estos factores, siendo lo esencial, así que decidimos hacerlo nosotros. Para que el resto del mundo pueda disfrutar de esta filosofía y forma de entender el mundo. De esta forma, nació Buoni.